Los desordenes de la luna y el sol.

Los tornillos que me faltan los use para colgar mis sueños, bajo una luna ponzoñosa que me aplaudía cada paso para que la algarabía de mi mente se inmutara quedando ilusamente intrépida, ante una oscuridad engañosa. Sigo segura de que el sol no opacaría la luna si ella no se escondiera, pero debo confesar que…

Diciembre; no termina en Enero.

Has atrapado esta sonrisa con las manos abiertas sin que me escurriera, que me quedé enganchada a tus dedos, los mismos que hacen que me vuelva loca cuando me los llevas a la boca, que me aprisionas a puertas abiertas y que celda más perfecta la de tus versos sin rima haciendo de barreras, que…

Diciembre 2016.

Podría pasar todo un día, acostada en su cama, escuchando su música y no encontraría algo que no me gustara…y no hablo solo de la música. Y que terco fue mi albedrío cuando se trató de escogerte a ti, el mejor instante de la melodía perfecta, instante que por instantes me robaba el aliento, aunque…

viva; libre

Viva, no podía describirla de otra manera, el ser más peculiar que había deseado conocer y que al fin había entrado en mi vida, tan a la ligera, y sin pedir permiso, y me encantaba que fuera así, no pudo haber sido mejor, ella es de las que te cautivan con sonrisas de verano, abrazos…

Arde

-Tienes algo que decirme?. – pregunte vacilante. – Te amo. – musito -Que-mas? -Nada más… no creo que lo haya entendido, pero realmente me estaba quemando.

Encuéntrame

Te busco y no te encuentro, es mi manía de buscarte donde sé que no estás; supongo que no quiero encontrarte, pero no puedo evitar buscar (me), encontrandote.    

Querida muerte.

La soledad aclama su nombre y en mi mente ella responde, estoy aquí aunque no puedas verme, estoy tan cerca que hasta puedo leer cada susurro de tu mente, cada latido del corazón, cada sonido de tu alma, sentir tu respiración me causa temor me causa calma… chocas tan cerca de mi, vivo pegada a…

¿Existo?

Si supieras que existo podrías darte cuenta de la forma en la que admiro la brisa acariciar tu cabello; como quiero ser tu cobijo en las noches frías, en las que he visto lloras como niña sin consuelo; te diria la obra de arte que eres cuando estás vestida solo de tu piel y gracia;…

Vivo tu recuerdo.

Aunque la noche anterior estabas conmigo, ahora estaba solo. Me recosté en mi cama y me colé en la sabana que dejaste antes de irte, olía a ti, me dejé cautivar por tu aroma que se albergaba en ella, me mantuve ahí hasta estar ebrio de tu olor, aunque lleno de tu vacío, los recuerdos…

De dolor y otras cosas

Existen maneras de que te rompan el corazón,  la primera es contundente e inesperada, como un temblor para el corazón, te sientes inestable mientras observas como todo se derrumba, y te preguntas si vas a lograr sobrevivir. Pero la segunda es como una larga cadena de sismos, sientes el dolor elevarse como una ráfaga de…

Un día turbio de invierno.

”Bocanadas de aire llenan mis pulmones. El viento gélido abate mi cuerpo, mientras gotas perladas caen en mi rostro. No sé cuáles vienen de mi, no se cuáles vienen del cielo Quizás todas vienen de mí… Mis sentimientos son una tormenta, los rayos son tu voz hablándome, y cada trueno me abre una grieta.”